Las personas que vivimos con VIH podemos sentirnos y vernos completamente bien y sin embargo tenemos dañado nuestro sistema inmunológico. Es importante recordar que, una vez que alguien es infectado, puede transmitir el VIH incluso si se siente saludable.

Algunas personas infectadas con VIH no notamos ningún cambio inmediato en nuestra salud. Sin embargo, algunos sufren de una breve enfermedad similar a una gripe dentro de las semanas siguientes a la infección. Estos síntomas no indican de forma fiable la infección del VIH, y usualmente desaparecen en unos pocos días o semanas.

Sin embargo, tales síntomas no son causados directamente por el VIH y no pueden ser interpretados por sí mismos como signos definitivos de infección con VIH. La única forma de saber con certeza si estamos infectados por el VIH es mediante la realización de una prueba de VIH.