Es recomendable para tu salud el mantener una correcta higiene, pero hay que tener en cuenta que los lavados internos del ano o de la vagina no evitan las ITS y de hecho, pueden causar irritaciones que favorezcan su transmisión. Con un abuso de los lavados internos reducimos la flora anal creada por el cuerpo. Reduce el uso de lavados internos lo máximo posible y usa sólo agua cuando lo hagas, sin ningún otro producto.

En la medida de lo posible, conviene lavar externa­mente los genitales tras cada relación sexual.

Si no estás vacunado, habla con tu médico/a sobre la vacuna de la Hepatitis B y también sobre la Hepatitis A.